PDF Imprimir


newtop newtop2
Volumen IX, núm 4, Periodo Julio-Agosto 2018


Consideraciones acerca de los receptores de implantes cocleares pediátricos con una pérdida auditiva unilateral o asimétrica: evaluación, programación del dispositivo y habilitación

Laura Greaver, Children's Hospital Colorado, Colorado Springs. 

Hannah Eskridge y Holly F. B. Teagle, The University of North Carolina, Chapel Hill.


Objetivo: El objetivo de este informe clínico es presentar estudios de casos de niños que no son candidatos tradicionales a la implantación coclear porque tienen una audición residual significativa en un oído, además de describir los resultados y consideraciones para su manejo y habilitación audiológica.

Método: La información de los casos se presenta con respecto a 5 niños con una pérdida auditiva profunda en un oído y una audición normal o una pérdida auditiva leve-moderada en el oído opuesto, y que se han sometido a una implantación coclear unilateral. Las evaluaciones previas y posteriores a la operación se realizaron mediante rutinas clínicas típicas con modificaciones descritas. La habilitación posterior al implante se personalizó para cada receptor utilizando una combinación de métodos tradicionales, tecnologías más novedosas y materiales comerciales.

Resultados: Los 5 niños incluidos en este informe utilizan su implante coclear de manera constante y demuestran reconocimiento del habla en el oído implantado cuando se aísla del oído con mejor audición.

Conclusión: Los criterios de candidatura para la implantación coclear están evolucionando. Los niños con una pérdida auditiva unilateral o asimétrica que tradicionalmente no se han considerado candidatos para la implantación coclear se deben evaluar caso por caso. El manejo audiológico de estos receptores no difiere demasiado en comparación con el de los niños que son receptores tradicionales de implantes cocleares. Las técnicas de evaluación y habilitación se deben modificar para aislar el oído implantado con el fin de obtener resultados precisos y proporcionar una intervención terapéutica significativa.


En Estados Unidos, la prevalencia de la pérdida auditiva unilateral (PAU) en niños varía del 0,03% al 3%, dependiendo de la edad (Porter y Bess, 2011). Los estudios indican que, entre los niños a los que se realiza un cribado auditivo al nacer, un 0,03% presenta una PAU, y entre los niños a los que se les realiza este cribado en edad escolar, la prevalencia aumenta al 3% (Bess, Dodd-Murphy y Parker, 1998). Si bien hace décadas que se acepta la premisa de que la PAU plantea problemas educativos, sociales y conductuales en los niños (Bess, 1986; Bess, Tharpe y Gibler, 1986; Borton, Mauze y Lieu, 2010; Lieu, 2004; Ruscetta, Arjmand y Pratt, 2005; Tharpe, 2008), nuestra capacidad de tratar y facilitar habilitación a estos niños se ha limitado a intervenciones estratégicas, como asientos preferentes o tecnologías menos eficaces, como los sistemas de redirección contralateral de la señal (CROSS) y los audífonos de conducción ósea. En los estudios que evalúan la eficacia de estos métodos de intervención se han evidenciado beneficios en la calidad de vida y el reconocimiento del habla en silencio; sin embargo, estos resultados se obtuvieron en niños con umbrales en el rango de pérdida auditiva leve a moderadamente severa (Briggs, Davidson y Lieu, 2011; Kenworthy, Klee y