Correo electrónico Imprimir PDF

¿Mi hijo sordo? Imposible

Gonzalo nació gran prematuro. Superamos dos meses angustiosos con muchas llamadas en plena noche para que fuera a donarle sangre, con muchos diagnósticos alarmistas, operaciones y otras experiencias que por su dureza emocional son imposibles de explicar.

Cuando todo ello fue el pasado mi marido empezó a decir que oía mal. Yo me negaba a verlo: "¿Mi hijo sordo?, imposible". El diagnóstico de una psicóloga infantil nos lo verificó. Acudimos al hospital de L.Z. para realizarle potenciales evocados. El informe fue LEVE DEFICIENCIA AUDITIVA en OIDO DERECHO y NINGUNA en OIDO IZQUIERDO.

Mi marido insistía que no podía ser, esto hizo que pidiéramos hasta dos diagnósticos más. En los dos se confirmaron sus miedos: nuestro hijo tenía una hipoacusia bilateral neurosensorial profunda. Los dos al enterarnos nos dijimos: "Esta va a ser la última vez que lloremos, a partir de ahora a trabajar."

Hoy en día, es un niño mucho mejor que normal, saca notazas en un cole de normooyentes, hace deporte, tiene muchos amigos... y es feliz. ¡A nosotros nos ha dado una nueva forma de ver y vivir la vida!

Marina, mamá de un niño de primaria

Volver  

Inglés

normal | oec_black

 

CLAVE
Atención a la
deficiencia auditiva

C/Santísima Trinidad 35, bajo.
28010 Madrid
Tfno.: (+34) 91 523 99 00
Fax: (+34) 91 531 56 94
SMS: (+34) 650 73 29 56