Correo electrónico Imprimir PDF

Dos experiencias de jóvenes con sordera sobre los apuntes

Primera. Tras acabar mis estudios en un colegio de niñas, pasé a estudiar el C.O.U. en un centro mixto donde muchas cosas eran nuevas para mí. La experiencia vivida en mi primer día de clase es inolvidable. Estábamos en clase de Arte, y la profesora me vio copiando los apuntes a mi compañera de al lado. Paró la clase para llamarme la atención y decirme que dejara de copiar. Yo, entre el nervio de estar entre compañeros nuevos que todavía no me conocían y la necesidad de defenderme, dije de la mejor manera posible que tenía problemas para oír y que necesitaba apoyarme en una compañera para poder seguir la clase. Al final de ésta, la profesora se me acercó a pedirme disculpas y a decirme que se había quedado muy sorprendida por lo bien que había respondido. Aquella experiencia me sirvió para tomar nota que debía presentarme a todos los profesores que tuviera a partir de entonces para explicarles mi problema.

Segunda. Durante las clases teóricas de filosofía, como toda persona sorda, copiaba los apuntes a mi compañero, mientras dictaba un profesor bastante incompetente. Eran largos apuntes que siempre daban vueltas al mismo tema, de mil maneras explicado. A veces, ni entendía lo que decía. No podía levantar la mano, porque estaba más pendiente de los apuntes de mi compañero, porque cuando pasaba página, y todavía te quedaba por copiar unas pocas líneas... en fin que no podía parar.

A la semana, una vez que junté todas esas frases inconexas en unos apuntes a limpio, ya tenía estudiada la lección de memoria (qué remedio me quedaba, y no como ahora que puedes sacar directamente los apuntes de Internet), pues me presenté al examen tan tranquilo. Y lo suspendí. El caso es que mi compañero lo había entendido mal. Y no se me ocurrió culparle...

Y a mi compañero, que estaba en otra fila en ese examen, le tocó otro tema, y lo aprobó con suerte.

Volver  

Inglés

normal | oec_black

 

CLAVE
Atención a la
deficiencia auditiva

C/Santísima Trinidad 35, bajo.
28010 Madrid
Tfno.: (+34) 91 523 99 00
Fax: (+34) 91 531 56 94
SMS: (+34) 650 73 29 56