Correo electrónico Imprimir PDF

Perdiendo audición

Hola, me llamo Rosa y tengo hipoacusia neurosensorial degenerativa. Mi pérdida auditiva ha sido progresiva y eso me ha hecho vivir muchas experiencias; unas mejores y otras peores pero afortunadamente de todo se aprende. En mi época de es

tudiante intentaba sentarme en primeras filas, lo cual no siempre era fácil, por lo que no podía seguir con atención las explicaciones del profesor. En aquella época no había Internet, así que me aficioné mucho a leer y a buscar información en bibliotecas para completar apuntes. Esto me ayudó mucho a desarrollar una rapidez de visión y a una gran comprensión de lo que leo. Tuve la suerte de rodearme de buenas amistades, sensibilizadas y solidarias que me prestaban sus apuntes cuando veían que me perdía. Pero no todo ha sido placentero. No siempre topas con personas comprensibles y sensibilizadas que te ayuden a mejorar tu calidad de vida. He descubierto que la sordera es la enfermedad de la risa. Un ciego, un inválido, un deficiente psíquico...... llevan su minusvalía visible y la gente se solidariza. No pasa así con los sordos ni aunque lleven audífonos bien visibles. La gente cree que estos aparatos proporcionan una audición normal y que oyes como ellos. Pongo como ejemplo lo que me sucede a mí con un amigo de toda la vida, que conoce mi problema y que sé que me quiere pero que me amarga mucho cuando ve que no sigo la conversación. Me dice: chica, ponte los aparatitos. Antes le explicaba que ya los llevaba y que no oía porque no podía, no porque no quisiera. Ahora no me molesto en contestarle y mentalmente digo: TE PERDONO POR ATENTAR CONTRA MI AUTOESTIMA y me siento mucho mejor.


Yo llevo audífonos desde hace 7 años y soy muy feliz con ellos, sin embargo este año está siendo especialmente duro ya que he tenido una gran pérdida auditiva y he entrado en lo que se conoce como sordera profunda. Son muchos los cambios a los que debo adaptarme, en particular a los nuevos audífonos. Doy gracias a mi audioprotesista por la paciencia y dedicación que está teniendo conmigo, permitiéndome probar diferentes marcas hasta que me sienta satisfecha. Doy gracias a los avances científicos y técnicos que nos permiten tener calidad de vida. A los médicos que siguen investigando, a los fabricantes de audífonos, a las páginas de teletexto de las televisiones que nos permiten saber cómo va el mundo y entretenernos con películas y programas subtitulados en nuestros ratos de ocio. Doy gracias también por mi familia y por los amigos que saben tratarme y están siempre ahí cuando los necesitas. Y por último me gustaría decir que mi experiencia me ha enseñado que las personas sordas no somos diferentes a las demás; somos especiales, y sí, lo somos.

Volver  

Inglés

normal | oec_black

 

CLAVE
Atención a la
deficiencia auditiva

C/Santísima Trinidad 35, bajo.
28010 Madrid
Tfno.: (+34) 91 523 99 00
Fax: (+34) 91 531 56 94
SMS: (+34) 650 73 29 56