Acceso




 


¿Olvidó su contraseña?

 


Santos, D. Javier (Audiólogo)

Entrevista a Javier Santos, audiólogo.

En muchas ocasiones pagar unos audífonos supone un coste que no todo el mundo se puede permitir, ¿por qué son tan caros?
Es cierto que para muchas familias el coste de los audífonos es un obstáculo, muchas veces insalvable.

Lo que ocurre en realidad es que, cuando se adquiere un audífono no solo se compra un pequeño aparatito, sino que se abonan todos los servicios de programación y ajuste de los mismos. Sin la figura del audiólogo un audífono no sirve para nada. Son los costes de formación, atención e infraestructuras necesarias los que realmente encarecen la adaptación protésica.

Es complicado que los audífonos bajen de precio. Por el contrario tal vez sí sería posible que se generalizase en España el informar al paciente que las revisiones no son gratuitas, sino que están incluidas en el coste de sus prótesis.

¿Cuándo debe una persona empezar a utilizar audífonos?
Teóricamente una persona puede beneficiarse del uso de audífonos a partir de que sufra una pérdida de audición leve (umbral de audición medio por encima de 20dB, según el BIAP).

Sin embargo, no solo el grado de pérdida de audición determina si una persona debe utilizar audífonos: el grado de incapacitación subjetivo y propio de un paciente y su motivación por mejorar su audición son fundamentales para que el uso de audífonos sea percibido como útil.

En casos de pérdidas de audición leves, e incluso moderadas de primer grado, muchos pacientes ni siquiera acuden al audiólogo, pues no perciben dificultades para comunicarse en su vida cotidiana. Desde una posición clara de poder, el audiólogo puede convencer a un paciente de la necesidad y beneficios del uso de prótesis auditivas. Aun así, adaptar un audífono en estos casos puede ser una condena para el aparato a acabar olvidado en un cajón.

Si existe pérdida de audición que claramente dificulta la comunicación del paciente y este está motivado para mejorar, la adaptación protésica está altamente indicada y las probabilidades de éxito se multiplican.

Si una persona con deficiencia auditiva empieza a utilizar audífonos, ¿debería oír igual que un normoyente?
No. Esto es lo que se debe aclarar en primer lugar a un paciente que va a empezar a utilizar audífonos.

Las prótesis auditivas amplifican el sonido y tratan de eliminar el ruido de fondo lo mejor que pueden. Nada más. Por mucho que los audífonos sean cada vez mejores, siempre trabajan sobre oídos deteriorados. Las funciones y mecanismos del oído y de las vías nerviosas son insustituibles y, por tanto, una persona usuaria de audífonos nunca oirá igual de bien que una persona sana.

Es por ello que, a pesar de usar unos buenos audífonos con buenos resultados, siempre son necesarias adaptaciones en el entorno (medidas de accesibilidad) y en la forma en la que nos dirigimos a las personas con deficiencia auditiva.

Hoy en día la tecnología digital de los audífonos ha avanzado mucho, ¿qué tecnologías son las que más mejoran la audición?
Efectivamente los audífonos de hoy no se parecen en nada a los de hace diez años. Cada vez ofrecen mejores resultados y un sonido más agradable para el paciente. Además, ya podemos incluso conectarlos con nuestro teléfono móvil o reproductor de música.

Aun así, cuando alguien me pregunta por un audífono, sea de la marca que sea, el pilar central para recomendarlo o no sigue siendo la potencia del aparato (cuánto puede aumentar el sonido) y el nivel de salida (cuánto sonido puede generar).

Hoy en día las marcas de audífonos nos abruman, a pacientes y audiólogos, con innumerables sistemas digitales de localización espacial del habla, reducción automática de ruido, etc… Pero la característica fundamental del audífono sigue siendo su potencia y su nivel de salida. Estos tienen que ser suficientes para cubrir la pérdida de audición del paciente, previendo contar con potencia de reserva por si en el futuro la pérdida de audición aumenta.

Teniendo este aspecto cubierto, serán las necesidades específicas del paciente y su pérdida de audición las que dicten qué grado de sofisticación tecnológica es necesario para una correcta audición.

Retrato de Javier Santos

Publicada en Facebook el 25 de febrero de 2013.

Volver  

Inglés

normal | oec_black

 

CLAVE
Atención a la
deficiencia auditiva

C/Santísima Trinidad 35, bajo.
28010 Madrid
Tfno.: (+34) 91 523 99 00
Fax: (+34) 91 531 56 94
SMS: (+34) 650 73 29 56