Acceso




 


¿Olvidó su contraseña?

 


ALERTA SOBRE EL IMPACTO DE LOS JUGUETES EN LAS FECHAS NAVIDEÑAS

  • La Asociación sin ánimo de lucro “CLAVE atención a la deficiencia auditiva” y D. Enrique López-Poveda, director del título propio de Experto en Audiología de la Universidad de Salamanca, hacen una llamada a todos los consumidores para vigilar el nivel de ruido en los juguetes sonoros.
  • La Norma Europea EN 71-1: "Seguridad de los juguetes. Parte 1: propiedades mecánicas y físicas” especifica el límite de sonido permitido para los juguetes y alerta sobre el peligro del uso inadecuado de los mismos.
  • La Universidad de California Irvine ha realizado una investigación sobre los problemas auditivos causados por los sonidos emitidos por algunos juguetes.
  • La exposición prolongada a ruidos intensos puede causar lesiones permanentes en el oído. Según el National Institute of Deafness and Communication Disorders, la exposición regular de más de 1 minuto a un sonido de 110 dB ocasiona una pérdida auditiva permanente.


Madrid, 21 de diciembre de 2009.- El ruido de una sirena de un coche de bomberos, ambulancia o policía, el de una motosierra o el de un concierto de rock puede causar lesiones auditivas en la vida real pero, sobre todo, cuando se trata de un juguete infantil que imita esa realidad y que no cumple las normas específicas.

Aunque todos los productos del mercado tienen que cumplir necesariamente la normativa amparada bajo las siglas CE, según información proporcionada por EL CENTRO TECNOLÓGICO AIJU se siguen dando casos en los que se incluyen dichas siglas pero se incumple la reglamentación. Esta misma situación se puso de manifiesto en el estudio realizado en diciembre de 2007 sobre la seguridad de los juguetes por investigadores de la Universidad de California-Irvine; éstos hallaron en el mercado juguetes que excedían las normas permitidas. “CLAVE atención a la deficiencia auditiva” y D. Enrique López-Poveda, director del título propio de Experto en Audiología de la Universidad de Salamanca, en su afán de prevención de dichas lesiones insisten en recomendar a los padres, educadores o compradores en general que adquieran un juguete infantil con dispositivos sonoros:

  • Dejar que los niños pequeños jueguen bajo la supervisión de un adulto para que no hagan un uso inadecuado de los juguetes.
  • No utilizar cerca del oído los juguetes no diseñados para tal efecto, como por ejemplo la sirena de un camión de bomberos.
  • Comprobar que el juguete adquirido cumple la normativa europea y lleva la marca CE.


La normativa europea 71-1 indica los límites máximos de sonido para el diseño de juguetes seguros, teniendo en cuenta el tipo de juguete y la duración del sonido emitido. Textualmente se indica:

a) El nivel de presión sonora de emisión ponderado A, LpA producido por juguetes que se ponen cerca de la oreja (ejemplo, teléfono móvil de juguete), no debe superar los 80 dB cuando se efectúa la medida en campo libre. El nivel de presión sonora de emisión ponderado A, LpA producido por juguetes que se ponen cerca de la oreja (ejemplo: teléfono móvil de juguete), no debe superar los 90 dB cuando se efectúa por medio de un acoplador acústico.

b) El nivel de presión sonora de emisión ponderado A de una sola frecuencia, LpA ,1s, producido por sonajeros o juguetes de goma llorones no debe superar los 85 dB.

c) El nivel de presión sonora de emisión máximo ponderado C, LpC peak, producido por sonajeros o juguetes de goma llorones no debe ser superior a 110 dB.

d) El nivel de presión sonora de emisión máximo ponderado C, LpC peak, producido por un juguete que utiliza fulminantes no debe superar los 125 dB.

e) El nivel de presión sonora de emisión máximo ponderado C, LpC peak, producido por cualquier tipo de excepto aquellos con fulminantes no debe superar los 115 dB.

f) Si el nivel de presión sonora de emisión acústica de emisión máximo ponderado C, LpC peak, producido por un juguete es superior a 110 dB, se debe llamar la atención del usuario sobre el peligro potencial que supone para la audición.

Teniendo en cuenta los sonidos que perciben los bebés de 0 a 2 años, las intensidades y tiempos máximos de exposición a los sonidos  (ver datos en las siguientes tablas) y las intensidades máximas autorizadas en la fabricación, CLAVE y  D. Enrique López-Poveda, director del título propio de Experto en Audiología de la Universidad de Salamanca, sugieren:

  • Optar por los juguetes menos ruidosos.
  • Aumentar la distancia entre el juguete y el oído. El colocar el juguete a la distancia del brazo aumenta significativamente su seguridad.
  • La autorregulación conservadora de los fabricantes sobre el rango de intensidades permitido para los distintos juguetes.
  • Fabricar juguetes sonoros con un nivel de presión sonora máximo inferior en  10dB  al máximo permitido.


Estas recomendaciones tienen en cuenta las intensidades que oyen los bebés y los niños pequeños y el tiempo máximo de exposición a sonidos intensos. Datos que pueden ver en las siguientes tablas:

Edad Juguetes sonoros
0 a 6 semanas 50-70 dB
6 semanas a 4 meses 50-60 dB
4 a 7 meses 40-50 dB
7 a 9 meses 30-40 dB
9 a 13 meses 25-35 dB
13 a 16 meses 25-30 dB
16 a 21 meses 25 dB
21 a 24 meses 25 dB

 

dB continuos Tiempo máximo de exposición tolerable
85 8 horas
88 4 horas
91 2 horas
94 1 hora
97 30 minutos
100 15 minutos
103 7,5 minutos
106 3,75 min. (< 4 min.)
109 1,875 min. (< 2 min.)
112 0,9375 min. (< 1 min.)
115 0,46875 min (< 30 seg.)



“CLAVE Atención a la deficiencia auditiva” pone como siempre a su disposición a los profesionales que la integran para contrastar o ampliar con los medios de comunicación esta noticia si así lo desean.

Volver  

Inglés

normal | oec_black

 

CLAVE
Atención a la
deficiencia auditiva

C/Santísima Trinidad 35, bajo.
28010 Madrid
Tfno.: (+34) 91 523 99 00
Fax: (+34) 91 531 56 94
SMS: (+34) 650 73 29 56