Acceso




 


¿Olvidó su contraseña?

 


EL RUIDO EN MADRID

LOS CIUDADANOS MADRILEÑOS SE ENFRENTAN DIARIAMENTE A ENTORNOS HABITUALES QUE SUPERAN EL NIVEL DE RUIDO ADMITIDO POR LA OMS DE 65 DECIBELIOS

• La estación de Atocha, el Metro de Madrid, las tiendas de moda de la Gran Vía y cafeterías del Distrito Centro de la ciudad son algunos de los sitios en los que el nivel auditivo rebasa los límites aceptables al oído humano.

Madrid, 3 de agosto.- Durante la última semana de julio CLAVE ha realizado una serie de mediciones en distintos puntos del centro de Madrid a fin de conocer el nivel de ruidos al que están expuestos los ciudadanos madrileños que desempeñan su actividad en el centro urbano o son residentes en el mismo.

La Asociación CLAVE, ATENCIÓN A LA DEFICIENCIA AUDITIVA ha realizado una medición en seis lugares de tránsito frecuente en la vida diaria y los resultados son bastante indicativos en cuanto a la presión sonora medida en decibelios:

- En la Estación de Atocha la presión sonora que soporta el viajero llega a puntos de 73,45 dB en una hora que no es de gran tránsito.

- En el metro de Gran Vía se registran valores en los andenes de 92,23 dB.

- En una cafetería de la céntrica avenida madrileña el entorno acústico arroja una presión sonora de 73,2 dB. El lugar está frecuentado a esa hora por una concurrencia media.

- En una tienda concurrida en época de rebajas de la misma calle, los valores suben hasta un 75,7 dB. Debido a la música de fondo, a la actividad comercial y a la siempre bulliciosa época de las rebajas.

- Al cruzar una calle por el paso abierto entre una obra se alcanza un promedio de 92,37 dB. En la misma, se observa que los operarios que manejan las perforadoras carecen de toda protección acústica.

Si se tiene en cuenta la “WHO Guía para el ruido en la comunidad – Una guía completa y fidedigna sobre los efectos de la contaminación acústica en la salud” editada por la OMS en 1999, vemos que el nivel de ruidos al que está sometido el ciudadano madrileño:

  • Genera dificultades en la comunicación hablada ya que para que el lenguaje sea inteligible la razón señal-ruido, o la diferencia ente el nivel del habla y la presión sonora del ruido de fondo, debe ser de 15dB.
  • Origina distracción y afecta a parámetros cognitivos y motivacionales.
  • Puede generar efectos cardiovascuales adversos, tal y como se ha constatado, asociados a la exposición duradera a valores en el rango de 65–70 dB o más.
  • Causa molestias. Entendiendo molestia como un sentimiento de displacer con efectos adversos en el individuo.



Volver  

Inglés

normal | oec_black

 

CLAVE
Atención a la
deficiencia auditiva

C/Santísima Trinidad 35, bajo.
28010 Madrid
Tfno.: (+34) 91 523 99 00
Fax: (+34) 91 531 56 94
SMS: (+34) 650 73 29 56