Acceso




 


¿Olvidó su contraseña?

 


LA CAZA, UN PELIGRO PARA LOS OÍDOS

CON LA APERTURA DE LA MEDIA VEDA DE CAZA EN LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS ESPAÑOLAS COMIENZA TAMBIÉN UNA TEMPORADA PROPENSA A LAS PÉRDIDAS AUDITIVAS

  • EL RUIDO DE UNA ESCOPETA ESTÁ ENTRE LOS 144 Y LOS 151 DB. Y PUEDE CAUSAR UN DAÑO IRREPARABLE.
  • CLAVE, ATENCIÓN A LA DEFICIENCIA AUDITIVA ACONSEJA EL USO DE PROTECTORES PASIVOS ADAPTADOS AL OÍDO PARA LOS CAZADORES.


Madrid, 12 de agosto.- El próximo quince de agosto será un día de fiesta para muchos cazadores, pero también un día de alerta en la prevención de la salud auditiva marcado en el calendario anual.

El levantamiento de la veda la mayoría de las comunidades autónomas españolas trae normalmente consigo, además de un debate aguerrido entre los defensores y detractores de la caza, otro problema más invisible y menos mediático, pero igualmente preocupante: las pérdidas auditivas por las malas prácticas en la exposición a los ruidos de las escopetas.

La conocida en el calendario como “media veda” ya está en marcha en algunas comunidades como Asturias y Aragón, Cataluña, Murcia  y el País Vasco, se abre el día 15 en Navarra, la Comunidad Valenciana, las Islas Baleares y Castilla La Mancha y se abre el 21 de este mes en Andalucía, Galicia, Extremadura y Cantabria. En Madrid se abrirá el 19 de agosto. Durante esta temporada de media veda, aunque la especie más popular es la codorniz y da nombre a la temporada, se podrán cazara tórtolas, palomas zuritas, urracas, cornejas, grajillas y zorros en la mayoría del territorio hasta el 19 de septiembre.

Los cazadores son un sector de la población que debe cuidar su audición y protegerse del daño que pueden causar los disparos. En la mayoría de los casos, la pérdida auditiva por la caza puede añadirse a la pérdida auditiva asociada con la edad. El lugar comúnmente afectado por trauma acústico es la cóclea. En general son las células ciliadas de la cóclea que responden a las frecuencias altas del sonido las afectadas o dañadas por los disparos y como resultado de ello se desarrolla una pérdida auditiva en las frecuencias altas que dificulta la percepción de los sonidos agudos.

De acuerdo a las Orientaciones Internacionales, los humanos no deben ser expuestos a ruidos con niveles de pico que excedan los 140 decibelios. Una sola exposición a un sonido superando dicho nivel puede causar un problema auditivo permanente. El profesor Bagger-Sjöbäck del Hospital Karolinska de Estocolmo (Suecia) ha realizado múltiples investigaciones sobre las pérdidas auditivas como consecuencia de la práctica deportiva de la caza y su prevención mediante el uso de protectores. Analizando el sonido producido por los disparos de distintas escopetas y rifles comprobó que todos los tipos de disparos (calibres 12 y 20) así como todas las municiones comúnmente utilizadas presentan picos de nivel de presión sonora entre 144 y 151 decibelios. Además se ha constatado que las escopetas semiautomáticas producen disparos con un nivel de presión sonora ligeramente superior.

Para prevenir cualquier daño en este sentido es importante que las personas que utilizan armas de fuego utilicen siempre protectores. Existen protectores activos, como por ejemplo los tapones, y protectores pasivos con amplificación integrada. Estos últimos son los que se utilizan normalmente en la caza pues permiten al cazador oír los sonidos del entorno mientras disparan. Asimismo, en 2008, los Dres. Borg, Berkvist y Bagger-Sjöbäck realizaron un estudio comparando la utilización de diferentes protectores pasivos y llegaron a la conclusión de que todos los protectores acústicos que se introducen en el canal auditivo preservan la habilidad de localización del sonido en contraste con el uso de otros protectores pasivos externos.

Para protegerse y mantener una buena audición es fundamental pues que los protectores pasivos:

• Se utilicen en todas las situaciones, ya sea en prácticas de tiro o en la caza.
• Se ajusten bien, con independencia de que se inserten en el canal auditivo o se trate de casco.
• Estén bien adaptados.


Desde CLAVE, ATENCIÓN A LA DEFICIENCIA AUDITIVA le sugerimos que si Vd. es aficionado a la práctica del tiro o de la caza, acuda a un centro de adaptación protésica a fin de adquirir protectores acústicos bien adaptados a Vd. y sus necesidades. Además, si esta noticia es de su interés y quieres comentarla o ampliarla ponemos a tu disposición a nuestros especialistas en salud auditiva.

Volver  

Inglés

normal | oec_black

 

CLAVE
Atención a la
deficiencia auditiva

C/Santísima Trinidad 35, bajo.
28010 Madrid
Tfno.: (+34) 91 523 99 00
Fax: (+34) 91 531 56 94
SMS: (+34) 650 73 29 56