Empleo

Pautas para las reuniones de trabajo

Poder realizar las funciones esenciales que exige el empleo supone, en muchas ocasiones, introducir modificaciones y ajustes razonables en el entorno laboral.

Vd., como trabajador con discapacidad auditiva, debe informar a sus empleadores de que aún teniendo la mejor tecnología de amplificación, en las reuniones de grupo existe el riesgo de perder cierta información. También de que, en ocasiones, es posible que no sea consciente de tal pérdida y que se produzcan malentendidos que podrían repercutir en el desarrollo de la reunión.

A continuación, se proporcionan algunas pautas para facilitar la participación en las reuniones de trabajo:

Sobre la sala o el espacio de reuniones:

  • El lugar de la reunión conviene que esté bien iluminado, que la luz no deslumbre e impida la lectura labial. Por ello, es aconsejable que cuando se exponga una presentación se entregue en formato papel y se realicen las intervenciones con el presentador situado en un lateral de la pantalla y con luz que ilumine su cara.
  • Es deseable que las reuniones se celebren en un espacio acondicionado acústicamente o donde no haya ruidos. También es necesaria la utilización de productos de apoyo como bucle magnético, sistema de Frecuencia Modulada, megafonía u otros sistemas de amplificación en grupo. Para más información, puede consultar el apartado de Productos de Apoyo.
  • La selección de la mesa de reuniones siempre es un tema a tener en cuenta, ya que las mesas circulares son las ofrecen un campo visual más abierto, en el que es posible el contacto ocular con todos los interlocutores, además de que contribuyen a crear un clima más cooperativo. Se aconseja evitar las mesas rectangulares demasiado largas.


Sobre la preparación de las reuniones:

  • Con carácter previo, introducir a la persona con discapacidad auditiva el objetivo de la reunión, los temas que se van a tratar, los asuntos que se han de evitar y los nombres y perfiles de los interlocutores. La entrega de un pequeño dossier o un orden del día antes de la reunión es sumamente útil. El fin es dar la máxima información posible para facilitar la participación y saber dónde ubicarse estratégicamente.
  • La rapidez de una conversación que se mueve constantemente de un lado a otro es difícil de seguir para una persona con deficiencia auditiva. Por ello, es conveniente decidir que una persona modere o dirija la reunión.
  • Teniendo en cuenta el tipo de sala, la iluminación, la disponibilidad o no de productos de apoyo, el trabajador con discapacidad auditiva debe indicar claramente la posición que debe ocupar para seguir y participar activamente en la reunión.


Durante la reunión:

  • De acuerdo con el trabajador con discapacidad auditiva se notificará o él mismo informará a los interlocutores que le desconocen sobre su problema auditivo y la importancia de mantener los turnos en la comunicación.
  • No siempre es posible pedir a los otros interlocutores que hablen más alto, vocalicen más o pedirles que repitan lo expuesto. Por ello, el coordinador o moderador de la reunión debe manejar estrategias de comunicación que faciliten el diálogo entre los participantes a la vez que sirve de modelo para que los demás aprendan de ellos.
  • Es habitual que los interlocutores se lleven las manos a la barbilla, un bolígrafo a la boca o se la tapen en señal de estar pensando sobre los asuntos que se están tratando. Por ello, es conveniente recordar previamente a los interlocutores que no se tapen la boca a fin de facilitar la lectura labial y mejorar las condiciones de escucha.
  • Es también frecuente que se divague lo cual puede a veces confundir. No tiene consecuencias mientras se mantenga informada de los cambios de tema a la persona con discapacidad auditiva.

Volver  

Inglés

normal | oec_black

 

CLAVE
Atención a la
deficiencia auditiva

C/Santísima Trinidad 35, bajo.
28010 Madrid
Tfno.: (+34) 91 523 99 00
Fax: (+34) 91 531 56 94
SMS: (+34) 650 73 29 56