¿Cómo oímos?

El oído convierte las ondas sonoras en impulsos eléctricos que el cerebro reconoce.

Estas ondas sonoras entran en el oído externo a través del pabellón auricular.
Recorren el conducto auditivo externo y golpean el tímpano haciéndolo vibrar.
Las vibraciones son recogidas por la cadena de huesecillos del oído medio que las convierten en energía mecánica.
Esta energía es transmitida a los líquidos del oído interno donde se convierten en impulsos eléctricos.
Estos impulsos viajan a lo largo del nervio auditivo hasta el cerebro, donde se decodifican y son percibidos como sonidos
Cuando una parte del sistema auditivo no funciona bien, el resultado es una pérdida auditiva, distinta según el área afectada.

A continuación pueden ver un video explicativo por cortesía de Advanced Bionics.

 

Volver