Deficiencias auditivas según el lugar de la lesión

Atendiendo al lugar en el que se produce la lesión, las deficiencias auditivas se clasifican de la siguiente forma:

Conductiva cualquier dificultad para transmitir el sonido desde el canal auditivo al oído interno. La mayoría de las pérdidas auditivas conductivas pueden resolverse mediante tratamiento médico o quirúrgico.

Neurosensorial la deficiencia auditiva se produce por una lesión en el oído interno o en el nervio auditivo. Este tipo de pérdida auditiva precisa tratamiento paliativo quirúrgico, protésico y (re)habilitador.

Mixta cuando se ven afectados los componentes auditivos y neurosensoriales de la audición.

Central cuando los mecanismos conductivos y sensoriales de la audición están intactos y las áreas auditivas del cerebro no pueden decodificar las señales. Afecta en mayor o menor grado a la comprensión auditiva; así, por ejemplo, un niño puede tener un audiograma normal pero mostrar incapacidad para reconocer o interpretar el lenguaje hablado.

Volver